23 de febrero de 2024

CARTA ABIERTA DE RODRIGO AURRECOCHEA A LAS Y LOS VECINOS DEL PARTIDO DE PATAGONES

Estimadas Vecinas y Vecinos:

Llego a ustedes con la emoción que me produce sentirme abrazado en una especie de mar humano formado por gente honrada y por una conciencia colectiva que no se rinde frente a las adversidades, como lo ha demostrado la población del Partido de Patagones a lo largo de su rica historia.

Llego a ustedes para decirles que no están solos en sus anhelos de redención social, sino que los mismos ideales sostienen a quienes integramos la Lista 2 de Unión por la Patria en el Distrito.
Quiero confesarles que estoy conmovido por el sentimiento unánime manifestado a través de pueblos, campos y caminos; estoy conmovido por el eco resonante de una sola voluntad colectiva: volver a creer en nosotros mismos, en nuestras fortalezas y capacidades para que de una vez por todas Patagones quede libre de los males que la agobian. Y diría más: es un agobio que antes nos ha oprimido y que si no logramos independizarnos de él ahora, estaríamos condenando el porvenir común.

Somos un equipo de jóvenes guiados por la experiencia de los últimos años en Patagones y nuestro objetivo, claro, concreto, es poner todas nuestras fuerzas a tu disposición para redimir a nuestra tierra, a nuestra economía, a nuestros recursos humanos y naturales, a nuestra cultura, a nuestro deporte, a nuestra salud y nuestra educación.

Reitero, con profunda convicción y sinceridad: queremos conquistar contigo nuestro presente y el futuro de nuestros hijos.

Y por ello no debemos contemplar tan sólo lo que pasa en el «centro» de la ciudad donde vivimos; no debemos considerar la realidad social de nuestro barrio o pueblo como una simple prolongación de las calles centrales bien asfaltadas, iluminadas y civilizadas; debemos considerar la vida triste y sin esperanzas de nuestros hermanos, en cuyos ojos he podido percibir el centelleo de esta esperanza de recuperación.

Por ellos, por nosotros, por todos juntos, por nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos debemos hacer que, ¡por fin!, triunfen los grandes ideales de auténtica democracia que soñaron los forjadores de nuestra historia y que nosotros sentimos palpitar en lo más profundo de nuestro corazón.

Los que vivimos en el Partido de Patagones, con las virtudes propias de nuestro pueblo, no es posible que podamos acompañar a otro Proyecto que no sea el de un Partido de Patagones participativo, organizado, inclusivo y descentralizado.

En nuestra Patria, que es el Partido de Patagones, no se debate un problema entre «libertad» o «tiranía»; entre democracia y totalitarismo. Lo que en el fondo se debate es, simplemente, un partido de campeonato entre la «justicia social» y la «injusticia social».

Entonces, humildemente los convoco con pensamiento, con sentimiento y con valor a abrir un nuevo surco y sembrar la semilla de un Patagones al que nadie se le robe la esperanza, la ilusión y la libertad.

Tu causa es nuestra causa; nuestro objetivo se confunde con tu propia aspiración, pues sólo queremos que nuestro Partido de Patagones sea el mejor lugar del mundo para vivir.

Para alcanzar esta alta finalidad no nos hemos valido ni nos valdremos jamás de otros medios que aquellos que nos otorgan la Constitución, las Leyes y las Ordenanzas que reglan nuestra vida en Comunidad.

Y no necesitamos recurrir a teorías o métodos enmarañados ni criticar a los que han fracasado o los que hoy pretenden imponerse, pues como dije en otra oportunidad, para lograr el Patagones que todas y todos anhelamos basta con cumplir con la ley como un medio de progresar, pero de progresar todos, pobres y ricos, en vez de hacerlo solamente algunos.

Por todo ello este 13 de agosto y en el marco de los 40 años de la recuperada Democracia, vayamos a las urnas felices, orgullosos, confiados y seguros.

Porque el voto es nuestra herramienta, nuestra voz, nuestra sentencia.

Por lo demás, reiterando aquello que todos pensábamos en nuestra niñez, lo mejor que podemos hacer es darnos un gobierno municipal del Pueblo, para el Pueblo y desde el Pueblo.
Viva la Democracia!!!